Cerrar
Cerrar mmenu movil
Img Noticias

El resurgimiento de la minería andaluza (I): las claves externas de una auténtica bendición industrial

El resurgimiento de la minería andaluza, sin duda una de las industrias más punteras y sólidas del momento (no en vano es de las que mejor están resistiendo los embates de la crisis derivada de la pandemia de Covid-19), se antoja una auténtica bendición para esta tierra, sintetizable en los 3.200 millones de euros de facturación media anual y, sobre todo, en los 40.000 empleos (entre directos, indirectos e inducidos) que garantiza en comarcas especialmente castigadas por el drama social del paro.

Después de décadas de depresión profunda que desembocaron en el cierre de explotaciones milenarias y las prejubilaciones masivas de principios de siglo, vivimos un renacimiento histórico de la actividad en el que hablar de minería metálica en España es referirse básicamente a los yacimientos andaluces y, más concretamente, a esa Faja Pirítica que une y singulariza las provincias de Huelva y Sevilla. Pero quizá lo más llamativo sea el inusitado interés que despiertan a nivel mundial los permisos y licencias para sacar rendimiento de un subsuelo explotado por las sucesivas civilizaciones.

¿Cuáles son las claves de fondo para que, por ejemplo, se especule con cifras mareantes de hasta diez dígitos cada vez que se desatan rumores sobre cambios en el capital societario? Abordamos la cuestión con un auténtico experto en la materia como el Ilmo. Sr. don Francisco Sierra García (el tratamiento oficial se lo otorgó la Casa Real «a perpetuidad» por, entre otros hitos, impulsar desde Huelva el uso de nuevos explosivos y detonadores más seguros), delegado onubense del Colegio Oficial de Ingenieros de Minas del Sur quizá porque lo ha sido todo académica, profesional y administrativamente dentro del sector minerometalúrgico de este país.

China, el -supergigante- asiático (1.411 millones de habitantes), aparece a la cabeza de su análisis. -Es el principal consumidor mundial, copando más del 50% del mercado. Durante 2019, pese a que es allí donde estalla la crisis del coronavirus, su industria consumió 12,8 millones de toneladas de refinado de cobre. Y ya en el segundo y tercer trimestre de 2020 su demanda provocó que los precios alcanzaran su máximo en siete años. Ésa es una tendencia que sólo hace acentuarse: en el primer trimestre de 2021 la economía china ha experimentado un crecimiento del 18,3%, y eso se traduce en que el pasado mes de abril el precio de la tonelada de cobre refinado se disparó al máximo histórico del entorno de los 9.500-9.700 dólares americanos, favorecido también por el cierre de las fronteras chilenas a consecuencia de la pandemia-, analiza exhaustivamente Francisco Sierra.

Chile es la «gran mina» de cobre del mundo. Durante 2020 puso en el mercado 5,7 de los 20 millones de toneladas de cobre refinado del planeta. Perú, segunda en el ranking internacional, no llega ni a la mitad. Andalucía aporta a ese mercado global 184.000 toneladas, apenas el 0,92% del negocio mundial, lo que permite hacernos una idea de la desmesura de las grandes cifras mineras. Pero basta con multiplicar esa «magra» producción andaluza por las actuales cotizaciones (los expertos dan por hecho que el precio no bajará este año de los 7.000-7.500 dólares por tonelada, con períodos como el actual en los que incluso se ha roto el techo de los 10.000) para asimilar lo representativo que resulta para la industria regional este sector en auge, más aún teniendo en cuenta las proyecciones del mercado a medio y largo plazo.

Enlace artículo completo: El resurgimiento de la minería andaluza (I): las claves externas de una auténtica bendición industrial

Continúa: El resurgimiento de la minería andaluza (y II): claves locales que transforman nuestra filosofía industrial 

 

 

TODO EMPIEZA CON LA MINERÍA

Hazte Colegiado