Cerrar
Cerrar mmenu movil
Img Noticias

España es una mina que a muy pocos dejan explotar

Aunque el país es el tercero de Europa con más recursos de materias primas minerales, el sector lamenta las trabas políticas y presiones ecologistas que impiden explotarlas.

Oro, plata, cobre, litio, estaño, tierras raras... España alberga en sus entrañas una riqueza minera casi incomparable en Europa. Sólo Suecia y Finlandia tienen más recursos de materias primas minerales en todo el continente, según los datos que maneja la Confederación Nacional de Empresarios de la Minería y de la Metalurgia (Confedem) a partir de las informaciones recopiladas por el centro de documentación del Instituto Geológico y Minero de España. Pero tenerla sin explotarla es como no tenerla. Y eso es lo que está sucediendo ahora mismo con muchos potenciales yacimientos. “En España hay recursos suficientes para abastecer buena parte de nuestras necesidades de materias primas”, asegura Vicente Gutiérrez Peinador, presidente de Confedem. Sin embargo, la mezcla de presiones de grupos ambientales y el inmovilismo de las administraciones impide su explotación, asegura.

En un documento remitido al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico para contribuir al desarrollo del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) 2021-2030, el sector identifica 13 minerales esenciales para la transición energética: aluminio, cobalto, cobre, estaño, grafito, litio, manganeso, níquel, oro, plata, tierras raras, vanadio y wolframio. De todos ellos, en España hay recursos, según los datos aportados a Transición Ecológica. El documento asegura que España es “una potencia en la producción de cobre y wolframio, y en ambos metales las perspectivas son de incremento de las reservas y del potencial minero”. Del primero, necesario para la fabricación de vehículos o el desarrollo de la energía eólica, hay unos recursos de 2,3 millones de toneladas y unas reservas -mineral de probada existencia que se puede extraer- de 1,5 millones. Su producción actual es de 204.000 toneladas anuales, suficiente, según la Confedem, para cubrir las necesidades de 777.144 toneladas que contempla el PNIEC. En el caso del wolframio, usado también en la eólica, las reservas alcanzan los 2,2 millones de toneladas, los recursos los 5 millones y la producción las 564 toneladas anuales para unas necesidades de algo más de 1.500 toneladas en el periodo que dura el PNIEC. En estaño y metales preciosos (oro y plata), hay “un conocimiento bueno de los depósitos de recursos minerales”, aunque el documento reconoce que se deben actualizar los recursos en función de nuevas técnicas y situación de los mercados. Además, existen en su opinión “indicios suficientes” para considerar de máximo interés la exploración del litio y cobalto-níquel, sin olvidar las tierras raras, el grafito y el vanadio, que pueden tener muy alto valor añadido. En cuanto al vadanio y el grafito, existen recursos, pero hay que ponerlos al día.

Cont. https://www.larazon.es/economia/20200914/2vbzytboxnbnlbqjuopbvcjvke.html

 

TODO EMPIEZA CON LA MINERÍA

Hazte Colegiado